¿Te ha pasado que haces un cambio por determinado tiempo, pero después regresas a los viejos patrones?

Déjame decirte que esto es natural cuando lo hacemos desde la resistencia y la inconsistencia. Tu cuerpo y tu mente siempre va a buscar el placer, y esto en cierto sentido tiene un inmenso valor para el disfrute de la vida….. pero en ocasiones, los cambios que estas necesitando para crecer o mejorar, te van a alejar de los momentos de placer y es aquí cuando surge la resistencia.  Piensa en algo sencillo como cambiar de alimentación; tu cuerpo va a buscar el placer de seguir disfrutando de ese alimento que quizá hoy ya no te esta haciendo bien, y le toma cierto tiempo a mente y cuerpo comprender que estas instaurando un nuevo hábito. 

¿Sabes cuanto tiempo se necesita para que tu mente y cuerpo acepten un cambio? 90 días!!! Si, leíste bien, son 90 días continuos (incluyendo fines de semana) para que ese cambio logre ser parte de ti y de tu naturaleza.

Ahora bien, mas allá del cambio esta la TRANSFORMACIÓN.

La transformación sucede cuando eso que inicio con un deseo de cambio ha pasado por 90 días de practica, consistencia, persistencia y ademas! se le ha agregado un elemento fundamental: EL PROPÓSITO.

Piensa ahora en la transformación que quieres hacer en tu vida. Cuando además de tener claro los beneficios que trae ese cambio le encuentras el propósito; en automático las resistencias disminuyen y la voluntad aumenta. 

Cuando te hablo de propósito, me refiero a conectar esa transformación que deseas con los valores, prioridades o sentido de tu vida, incluso en las cosas mas simples. 

Regresemos al ejemplo de la alimentación: Si deseo cambiar mi alimentación para bajar de peso, lo que quiero hacer es solo un cambio. Pero si deseo cambiar  mi alimentación y mi forma de relacionarme con la comida para sanarme y ser congruente con mi estilo de vida, ahí esta el propósito.

Es así como puedes lograr una verdadera transformación en donde el regresar a tu estado anterior, ya ni si quiera sea una posibilidad.

¿Te gustaría?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.