Generalmente perdemos  el enfoque cuando alguna circunstancia nos saca de nuestro punto de balance. Es necesario que aceptes que esto es natural y te va a suceder de forma constante.

El mundo y la rapidez con la que vivimos te está estimulando todo el tiempo y si no pones consciencia a esa constante estimulación, llegarás a un punto en  donde te preguntarás ¿Cómo llegué aquí? o ¿En que momento perdí el rumbo?

El estar fuera de tu punto de balance no es un problema,  si sabes como regresar a tu centro y punto de equilibrio.

Te comparto algunas señales que te pueden indicar que has perdido el enfoque:

Mi experiencia me ha mostrado que hay dos caminos para fortalecer tu  enfoque, que desde el mundo yogui se conocen como: “Dhristi” y “Sankalpa”.

El dhristi es ese punto hacia donde diriges tu mirada y tu atención. En la práctica del yoga el dhristi te ayuda a mantenerte en equilibrio en ciertas posturas. En la vida cotidiana es el acto de dirigir tu atención hacia algo en concreto de forma consciente; pueden ser tus metas, objetivos, deseos, etc.

Si logras identificar hacia donde estas dirigiendo tu atención, serás capaz de lograr el enfoque que necesitas, solo se requiere que te observes de forma consciente; así cuando tu atención se escape ante algún distractor interno o externo, podrás recuperarla y fortalecer tu enfoque.

El sankalpa es una intención que se pone al inicio y final de una sesión de yoga. En la vida cotidiana es esta intención que pones a tu día. Crear el hábito de generar un salkalpa para cada día te ayuda de forma significativa a :

Así que, mantener tu enfoque solo requiere 2 pasos:

Dhristi + Salkalpa

Cada momento  desde la total presencia es una oportunidad para crear. El presente es lo único que existe, el ayer ya pasó y el mañana aun no llega. Cultiva tu enfoque HOY!

3 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.